Cuestión de edad

Cuando sea vieja vestiré de purpura,
con un sombrero rojo que ni haga juego ni me quede bien.
Y gastaré el dinero de mi jubilación en coñac y guantes de verano
y sandalias de raso, y diré que no me llega para mantequilla.
Me sentaré en mitad de la acera cuando esté cansada
y engulliré muestras en las tiendas y apretaré los botones de alarma
y pasaré mi bastón por las barandillas.
Y compensaré la sobriedad de mi juventud.

Discriminación por la edad. En inglés se denomina ageism, que en español se traduce como viejismo o, más frecuentemente, edadismo. Su visibilidad y denuncia se están empezando a sumar a las del racismo y el sexismo, que llevan mucho más tiempo en lucha.

Este fin de semana, el coreógrafo y bailarín Mats Ek (72 años) y la bailarina Ana Laguna (63 años) han actuado en Valencia en el Festival 10 Senstidos – PorMayores. Es excepcional ver en escena a bailarines mayores. En este caso, estos veteranos han compartido escenario con dos bailarines jóvenes. Ambas parejas bailan magistralmente. Ambas bailan de forma diferente, y parte de esas diferencias, se deben, obviamente a la edad. La edad nos hace diferentes; diferentes a lo que somos cuando somos más jóvenes y diferentes a otras personas que nacieron el mismo año que nosotros. Y diferente es sólo diferente. Sin juicio.

Las carreras profesionales en danza suelen finalizar en torno a los 35 años. ¿Cuándo empezó usted a temer por el término de la suya, Ana?

Ana Laguna. Es una pregunta que te planteas desde que eres joven, por miedo a las lesiones. Y no siempre está conectado con cumplir años. Pero es cierto que cuando llegas a una edad determinada, has de aceptar las limitaciones del cuerpo. Cuando lo haces, se abren nuevas posibilidades.

¿Cómo os ha limitado y cómo beneficiado la edad?
Mats Ek – Nos ha limitado en flexibilidad y fortaleza, pero su aceptación puede abrir la puerta a soluciones inesperadas. Hay un equilibrio, disminuye tu capacidad física, pero ganas en expresividad.

Las últimas semanas, en las clases de primero de Psicología, estamos estudiando los cambios asociados al envejecimiento humano. Como todos los años, empezamos el módulo con un ejercicio de asociación libre de palabras y con un análisis de la imagen social de las personas mayores en los refranes, medios de comunicación, cine, etc. Siempre aparecen estereotipos mayoritariamente negativos –por no decir totalmente-. Este año no ha sido la excepción.

Dos personas de la misma edad cronológica pueden tener muy diferente edad biológica (la que está en relación con su salud y esperanza de vida), edad social (qué estilo de vida, actividades y vínculos cultivan) y edad psicológica (su capacidad de adaptación y flexibilidad cognitiva, afectiva y conductual). Esta es la primera y básica idea sobre la que estudiamos el envejecimiento en las clases de psicología del desarrollo: el envejecimiento es un proceso continuo, universal y sumamente heterógeneo. La segunda y también básica idea es que se envejece como se ha vivido, porque, además del envejecimiento primario, que es universal e irreversible, hay un envejecimiento secundario, mucho más individualizado, que depende de factores asociados a nuestros hábitos de vida más o menos saludables, en interacción con nuestra herencia genética.

“Mucha de la cobertura mediática de los ancianos es negativa y no representativa. No todos estamos inmóviles ni deteriorados. Sé que muchos mayores tienen problemas de salud, pero del mismo modo hay gente que está bien y en forma, llevando vidas normales, con sus altibajos, trabajando, viajando a lo largo y ancho del mundo y enamorándose”. Así hablaba Sonja Linden, cofundadora de Visible Theatre, una compañía dedicada a crear oportunidades de trabajo para actores de la tercera edad, en una entrevista. Y no puedo estar más de acuerdo.

En clase de psicología del desarrollo leímos el poema de Jenny Joseph que encabeza esta entrada. “Warning”, se titula, un texto clásico para analizar las diferencias individuales en el envejecimiento.  Sigue así:

Saldré a caminar bajo la lluvia en zapatillas
y cogeré flores de jardines ajenos.
Y aprenderé a escupir.

Podré llevar camisetas horribles y ponerme gorda,
y comer tres kilos de salchichas de golpe.
O sólo pan y pepinillos durante toda la semana.
Y almacenar bolígrafos, lápices, posavasos y cosas en cajas.

Pero ahora tengo que tener ropa que me mantenga seca,
y pagar la renta y no maldecir en la calle.
Y ser un buen ejemplo para los niños.
Debo invitar amigos a cenar y leer los periódicos.

Pero ¿tal vez debería practicar ahora un poco?
Así la gente que me conoce no se extrañará ni se escandalizará,
cuando de repente sea mayor y comience a vestir de púrpura.

Hasta el próximo domingo. ¡Feliz semana!

Entrevista a Mats Ek y Ana Laguna en  http://SusiQ revista de danza

Poema Warning, de Jeny Joseph, 1961

Collage Purple and red forever Pepa PérezBlasco

6 Comments

  1. By Lola Posted on 14 Mayo, 2017

    Gracias Pepa por tus clases.
    Enhorabuena por tu blog y esta maravillosa “cuestión de edad”.
    Voy a echar de menos mis “martes y jueves” que eran intocables..
    Tu actitud tan positiva y el amor a tu trabajo me han hecho “devorar” tus dossiers, sobre todo los módulos 3 y 4.
    Un fuerte abrazo

    • By Pepa Pérez Blasco Posted on 15 Mayo, 2017

      Gracias, Lola. El placer es tener en clase estudiantes veteranas con tanto interés y reconocimiento. Otro abrazo para ti

  2. By Montserrat Mendoza Crespo Posted on 14 Mayo, 2017

    Pues sí, tal vez deberíamos empezar a practicar un poco y, de paso, ganar en libertad, algo que nunca está de más…
    Gracias por tus posts, Pepa, me encantan…

    • By Pepa Pérez Blasco Posted on 15 Mayo, 2017

      Ya estamos en ello, Montse, cada cual a su manera. Gracias a ti, por seguir ahi.

  3. By Xelo Peris Posted on 15 Mayo, 2017

    Genial!! Me ha encantado el artículo. Será porque a mí también me apetece empezar a vestir de púrpura? 😉

    • By Pepa Pérez Blasco Posted on 15 Mayo, 2017

      Tú ya vas de púrpura, Xelo. Que nos cruzamos por los pasillos… a veces llevando vestidos iguales. Un abrazo

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *